INICIAMOS ESTE HERMOSO MES DEDICADO A NUESTRA MADRE, LA VIRGEN SANTÍSIMA.

Como rico patrimonio de nuestra Congregación, tenemos en comunidad algunas prácticas dedicadas a la Sma. Virgen, como es el Rezo del oficio de la Inmaculada Concepción, estrofas llenas de amor y piedad, en el que vamos descifrándole nuestro amor y pedidnos su intercesión por tantas necesidades de la humanidad.

Recibe Madre Nuestra la ofrenda de nuestro cariño y veneración, y que la flor de mayo que recibimos al final de cada día de nuestra oración la vivamos con intensidad, para asemejarnos más a tu hijo.